Cómo preparar una entrevista de trabajo estructurada + ejemplos

    Una entrevista estructurada es un enfoque sistemático de entrevista en el que se realizan las mismas preguntas a todos los participantes, en el mismo orden. Después, con esta metodología, hay que calificar las respuestas con un sistema de puntuación que sirva para posibles respuestas que se hayan anticipado. 

     

    Durante una entrevista de trabajo estructurada, las preguntas predeterminadas que realizas están correlacionadas con competencias laborales importantes para un buen desempeño en la posición. Estas preguntas suelen ser de comportamiento o situacionales. 

     

    Contenido relacionado: 3 respuestas clave que debes obtener en las entrevistas de empleo. 

     

    Ventajas de las videoentrevistas de trabajo estructuradas

     

    • Puedes comparar fácilmente varios candidatos para un puesto de trabajo. Al formular a cada persona las mismas preguntas, puedes comparar las respuestas de todos los candidatos en todos los ámbitos más fácilmente.

    • Reduce el sesgo en las evaluaciones. Al centrarte en preguntas y respuestas en lugar de si te "gusta" el candidato o no, creas un entorno más controlado y eliminas la influencia de los prejuicios personales.

     

    Desventajas de las videoentrevistas de trabajo estructuradas

     

    • Peor experiencia para los candidatos, ya que se tratan de entrevistas más impersonales que no permiten a los participantes desviarse del proceso. Puedes utilizar un tono amigable que ayude al candidato a relajarse, pero la falta de espontaneidad hace que el ambiente sea más estricto.

    • Más difícil conocer sobre la personalidad del candidato y cómo se puede adaptar a la cultura de la empresa o a los compañeros con los que tendrá que trabajar.

     

    These will limit your exposure to others and the virus that causes COVID-19. (1)

    Entonces, ¿Es mejor trabajar con entrevistas estructuradas o no estructuradas?

     

    Algunos estudios han revelado que las entrevistas estructuradas proporcionan mejores resultados de contratación. Sin embargo, como acabamos de ver, esta metodología también tiene sus inconvenientes. 

     

    Para solventar estos problemas de las entrevistas de trabajo estructuradas, podemos crear una metodología híbrida. Esto sería posible al comenzar la entrevista con una serie de preguntas estructuradas antes de pasar a una forma más libre o conversacional (o viceversa). Esta versión mixta se llama ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA. En ellas, a pesar de que hay unas preguntas fijadas para todos los candidatos y que se evaluarán de forma objetiva, conforme se desarrolla la entrevista,  puedes desviarte para preguntar cosas que no estaban planeadas.

     

    Consejos para preparar la entrevista de trabajo

     

    1. Análisis del puesto de trabajo que deseas cubrir.

      No podemos empezar a hablar sobre cómo realizar una entrevista, o sobre las preguntas de la entrevista, si no conocemos las habilidades específicas que queremos evaluar. Las preguntas que realizamos, y cómo interpretarlas, dependen de los requisitos del puesto. De lo contrario, será difícil comparar a un candidato con otro según los criterios que realmente importan.

      Para hacer esto, primero determina las cualidades que te gustaría que tenga el nuevo empleado o empleada.

    2. Utiliza los resultados del CAP 360.

      Estas pruebas preliminares de competencias y personalidad nos permite tener respuesta a preguntas que se realizan en las entrevistas, antes de que estas se lleven a cabo. Simplemente, revisando los resultados de las pruebas, puedes analizar qué candidatos pueden pasar a la siguiente fase de contratación.

      Cards home
    3. Revisa las recomendaciones que te damos para validar las competencias más relevantes para la posición.

      Si tienes dudas de cómo orientar las preguntas a realizar, o cómo validar la información de los resultados de las competencias laborales, puedes revisarlo en el perfil del candidato que te entregamos en Evaluar.com.

      orientacion-al-logro
    4. Prepara algunas preguntas estructuradas.

      Una vez que conozcas qué competencias quieres validar, y qué información te puede ayudar más, es hora de formular las preguntas situacionales o de comportamiento que te ayuden a obtener las respuestas deseadas.

      Por ejemplo, si queremos evaluar su capacidad de orientación al cliente, el candidato debe de mostrar empatía, cortesía, o habilidades de comunicación y negociación.

      Una pregunta que nos puede ayudar es: "Cuéntanos sobre una situación en que tuviste que tratar con un cliente complicado, y cómo solucionaste el problema."

      O dependiendo de la industria, puedes crear una pregunta de situación. Por ejemplo, en la industria del turismo: "Un cliente reclama que su guía ha llegado 40 minutos tarde y, por lo tanto, perdieron parte de las actividades de su tour. En consecuencia, el cliente exige que se le devuelva el dinero, ¿Cómo actuarías?"

      Otros ejemplos de preguntas estructuradas para realizar en una entrevista de trabajo pueden ser:
       
      • Imagina que has enviado un trabajo que pensabas que estaba completado, pero un compañero o compañera de trabajo te lo devuelve con múltiples correcciones y comentarios que suponen horas de trabajo extra. ¿Qué harías?

      • ¿Cómo priorizas el trabajo cuando hay varios proyectos en marcha al mismo tiempo?

      • Si tuvieras que dar malas noticias a un compañero o a un gerente. ¿Cómo lo harías?

        Relacionado: 20 preguntas que puedes realizar en una vídeoentrevista.

    5. Establece un sistema de puntuación para evaluar las respuestas a las preguntas estructuradas.

      De esta forma, puedes garantizar decisiones objetivas. Puedes utilizar una escala de 1 a 5, donde 1 es la puntuación más baja y 5 es la puntuación más alta. Siguiendo el ejemplo anterior, el sistema de puntuación podría verse algo así:

      (1) Puntuación más baja: Le cuesta manejar situaciones interpersonales que involucren algo de tensión o incomodidad. 

      (3) Puntuación media: Puede manejar situaciones que involucran un grado medio de incomodidad. Requiere de orientación leve para la atención al cliente. 

      (5) Puntuación más alta: Maneja a la perfección conversaciones que involucran un alto grado de tensión. Esta persona puede asesorar al resto del equipo sobre cómo actuar.

      *Recuerda pedir detalles, en caso de que el candidato no los otorgue, de forma que puedas establecer una puntuación a la respuesta del candidato.

    6. No olvides utilizar preguntas espontáneas. 

      Si bien es verdad, que si tenemos la pregunta preparada ya no es tan espontánea, hay algunas preguntas que nos pueden ayudar a desarrollar una conversación más fluida. Por ejemplo, si después de contestar a la pregunta “¿Cuál es el mejor trabajo que has tenido hasta la fecha y por qué? ” el candidato habla con emoción de una empresa en la que trabajó, se puede profundizar para conocer por qué se causó ese afecto, si el candidato considera que puede obtener una relación laboral similar en el futuro, o si, en cambio, está buscando otro tipo de relación laboral en la actualidad. 

      Algunas preguntas que pueden ayudar a crear un ambiente espontáneo son:
       
      • Cuéntanos sobre tus hobbies, ¿Qué te gusta hacer cuando no estás trabajando?
      • ¿Dónde te imaginas en 5 años?
      • ¿Has tenido algún proyecto personal o laboral en el que consideres que hayas fracasado? ¿Qué aprendiste de esa experiencia?
      • ¿Qué esperarías lograr durante tus primeros seis meses en la empresa?

    7. Durante la entrevista, ofrece un resumen de cómo es el trabajo a desempeñar, la cultura de la empresa y los beneficios de trabajar en ella.


      Al final de la entrevista, no olvides dejar tiempo para que los candidatos realicen preguntas.

     

    Topics: entrevistas, videoentrevistas

    Eduardo Camarero

    Acerca de Eduardo Camarero

    Suscríbete a nuestro blog

    Recent Posts

       
    Mejora tu perfil profesional

    Conoce más de nuestros productos