Blog

Para qué sirve Agile en Talento Humano

agile_talento_humano_ok-1.jpg

Agile es un método usado por los desarrolladores tecnológicos para agilizar la industria. De hecho es un movimiento que nació por el 2001 cuando un grupo de expertos en tecnología iniciaron esta movida de ‘métodos ligeros’ para ejecutar proyectos con enfoque colaborativo para que los resultados sean más dinámicos.

Aunque fueron los desarrolladores de sistemas quienes iniciaron este movimiento, ahora las diferentes industrias y áreas específicas de empresas han entendido la importancia de aplicar esta metodología en su dinámica. Una de las más beneficiadas es Talento Humano porque agiliza su gestión en la empresa e identifica mejor las fortalezas y debilidades de sus empleados para aplicar soluciones que impulsen la productividad.


¿Cómo implementar Agile en Talento Humano?

La capacitación de RR.HH hacia el mundo Agile comienza en el momento que la empresa decide moverse hacia esa metodología. El cambio se aplicará para todos los miembros del área quienes se adaptarán más rápido a las modificaciones, por lo que trabajar con herramientas tecnológicas para organizar calendarios, tareas y medir productividad serán perfectas para este objetivo.

Además hay otras recomendaciones clave para este objetivo.

Contratar a las personas adecuadas

El área de Talento Humano deberá enfocarse en contratar personas que estén familiarizadas con la actitud proactiva. Lo más importante es que la persona sea compatible con la cultura organizacional para que se adapte a esta temática. Hay herramientas que permiten medir cuál es el mejor candidato para la posición que se está buscando.

La clave es mejorar comunicación interna

Uno de los grandes problemas de las organizaciones es la falta de comunicación entre departamentos.

  • Espacios físicos: al implementar Agile lo óptimo es que los espacios físicos se adapten a esta nueva realidad; menos paredes, más espacios abiertos y vidrio tipo pizarra para hacer mingas cerebrales entre los equipos.
  • Tecnología: asegurar movilidad de empleados para que puedan trasladarse a otros departamentos y discutir nuevas ideas. También adquirir herramientas de comunicación interna como redes sociales corporativas para comunicar logros y fracasos; y celebrar éste para que no se vea como algo que se debe ocultar sino como un escalón más hacia el aprendizaje continuo.
  • Comunicar bien los cambios que se dan con esta metodología: Al comenzar en Agile es obvio que evolucionen los roles y habrá personas que sientan una amenaza. Sin embargo, hay que abordar este cambio como un reto para el crecimiento profesional. La clave es que cada quien se sienta cómodo con el cambio y para eso debe hacer constante asesoría.
  • Eliminar las prácticas que no sean compatibles con estos cambios: El compromiso por parte de la empresa debe ser total para eliminar las barreras que no permitan aplicar completamente esta metodología. Para lograr esto deberá analizarse cada trámite para agilizar los diferentes procesos y que sean compatibles. Además, el gerente de RR.HH. podrá tener la libertad de realizar críticas constructivas para mejorar cada área y adaptarse a esta realidad.
  • Identificar falencias: Cuando se forma el equipo es importante identificar las carencias y trabajar en ellas para lograr un grupo funcional. Por ejemplo, si el nuevo proyecto requerirá fuertes conocimientos de base de datos, entonces se debe cerciorar que todos los miembros cuentan con el conocimiento o de lo contrario,  organizar su formación. 

descargar-catalogo-comercial

 

Ivanna Zauzich

Acerca de Ivanna Zauzich

Periodista que ha escrito para El Comercio, Gestión, Soho, entre otras publicaciones. Apasionada por social media y desarrollo de estrategias digitales.