Blog

10 consejos para hacer presentaciones de trabajo

hubspot_meeting

Llega noviembre, el mes en el que muchas empresas muestran resultados al interior de la organización. Las cabezas de equipo están planeando sus presentaciones para reflejar -en una hora- todo el trabajo que se hizo. 

Hablar en público, recordar toda la información, procurar tener respuesta a todas las posibles preguntas y mostrar profesionalismo, son algunas de las preocupaciones que surgen cuando se sabe que hay un evento importante en el que usted será el expositor o el orador.

Además, de eso están los nervios, que suelen causar esa pausa que limita entre el desbordar toda la información y salir exitoso o darle el ataque de pánico que lo impulse a tomar agua o salir a respirar.

 Lo importante es que usted desarrolle la seguridad en usted mismo con el fin de tranquilizarse y tener esas habilidades suficientes que lo lleven a destacarse. Para ello, los expertos sugieren:

1. A la hora de hacer una presentación, defina con anterioridad los objetivos que quiere cumplir.

2. Conozca a la audiencia a la que se va a dirigir, así facilitará la comunicación y generará mayor interés e influencia en ella.

3. Defina su mensaje, a partir de las necesidades que tiene su audiencia y la exposición de una solución.

4. Organice sus ideas, clasificándolas en principales y complementarias. La coherencia del mensaje dependerá de esa organización.

5. Un buen mensaje se cuenta como una historia con inicio, nudo y fin.

6. Diseñe ayudas audiovisuales que fortalezcan el mensaje y la impresión que pretende generar en su audiencia.

7. Sea más visual en sus presentaciones. Los conceptos se retienen mejor por medio de las imágenes.

8. Sea claro con las cifras y datos.

9. Controle su tiempo. Es mejor terminar antes y tener tiempo extra para responder preguntas o recibir comentarios.

10. Sea precavido y llegue 30 minutos antes para evitar cualquier inconveniente logístico o tecnológico.

La forma:

La presentación personal, los colores de sus diapositivas así como la fuente del texto que use, también tienen un impacto importante. Para eso, aquí le ofrecemos algunas precauciones que debe tener en cuenta según Garr Reynolds, experto en comunicación y consultor internacional:

Entre más simple, mejor. Las diapositivas no deben ser las estrellas, sino una herramienta de apoyo. No permita que la gente se concentre en ellas sino úselas como recordatorios.

Entre más listados, mejor. Son de fácil lectura y permiten enunciar las ideas de forma sencilla.

Entre menos transiciones y animaciones, mejor. Aunque le dan dinamismo, debe considerar que hay ciertos movimientos que son “perezosos” e incómodos a la vista. Si va a usarlos, que sean rápidos y acordes al sentido de la lectura.

Entre más coordinación, mejor. Es decir, procure que haya una secuencia entre las cosas que hace, que se usen los mismos colores y fuentes. No las mezcle en cada diapositiva.

Entre más gráficos e imágenes, mejor. Deben ser claros, concisos y con buena resolución de imagen.

Use colores adecuados. Si es empresarial, use los de su compañía. Si no, recuerde que cada color evoca un sentimiento.

Elija las fuentes de letra adecuadas. Estas también envían un mensaje sobre la personalidad del expositor. No use más de dos en una misma presentación. Las fuentes Serif son las de más facilidad de lectura.

Fuentes: Forbes y Revista Dinero

descubre-tus-fortalezas

 

Tags: liderazgo

Ivanna Zauzich

Acerca de Ivanna Zauzich

Periodista que ha escrito para El Comercio, Gestión, Soho, entre otras publicaciones. Apasionada por social media y desarrollo de estrategias digitales.